La Fuerza de la Solidaridad

“El hambre es la sensación que indica necesidad de alimento.” Esta es la frase con la cual el periodista y productor Jorge Latanza, inicia el documental – 26 Personas para Cambiar el Mundo: El Hambre. Y finaliza con lo siguiente: “El hambre es silenciosa y tiene hedor… El crecimiento (del ser humano) es un viaje sin vuelta ; El cerebro no acepta deudas atrasadas. Una cadena, una condena a vivir en la grieta… El hambre es una acción del hombre, como la guerra.” (Lanata, 2011)

En este impactante y conmovedor video de 48 minutos, muestra el proceso de cambio social y económico de una pequeña región de la provincia de Mendoza, los Algarrobos, jalonado por iniciativa local de la comunidad, con el apoyo de la Fundación CONIN.

En el se presenta el exitoso programa para la prevención y tratamiento de la desnutrición infantil, creado en 1993 por el Médico Pediatra, Abel Albino, originario de Mendoza, Argentina. El Dr. Albino desarrolló este proyecto a través de la Fundación Cooperadora para la Desnutrición Infantil – CONIN, creada por el mismo, con el apoyo externo de su profesor y tambien medico chileno, Dr. Fernando Monqueber.

Emprendedor social, el Dr. Albino Albino ha estado durante dos décadas, obsesionado por resolver uno de los peores problemas sociales de su país y de su región: La desnutrición infantil. El gravísimo impacto de la desnutrición en la población, esta dado, no solo por la mortalidad, sino además por las secuelas físicas, mentales y emocionales que esta genera. Este flagelo, que no es una enfermedad si no la consecuencia de la falta de alimentos y nutrientes, estímulos tempranos, conocimientos del cuidado y salud de los niños desde antes de nacer, y amor, se ha visto abordado por el modelo Conin, desde un enfoque innovador y de alto impacto local, regional, nacional y con perspectiva internacional.

Los centros de CONIN y el Modelo de atención de la desnutrición infantil, han sido ejemplo claro de lo que un modelo de el Desarrollo Endógeno puede implicar para una región, para un país. Esta capacidad de transformar el sistema socioeconómico por medio del potencial local, reaccionando productivamente a los desafíos externos, hace parte esencial de la propuesta del desarrollo endógeno desde la mirada de los diversos actores y su implementación en el mundo.

La promoción del aprendizaje unido a la habilidad para introducir formas específicas de regulación social a nivel local, se evidencia en el proceso de creación y crecimiento del modelo CONIN. Esto es parte de la esencia del modelo de Desarrollo Endógeno, como lo anota Antonio Vasquez (2000), aduciendo que “a partir del conocimiento local, las costumbres y características propias de las comunidades, se construye capital social efectivo que permite empoderar al individuo hacia la acción colectiva en pro de un objetivo común: el bienestar sociocultural y ecológico de manera sostenible en el tiempo”.

El modelo CONIN realiza un abordaje integral de la realidad social de las causas de la extrema pobreza para quebrar la desnutrición infantil en esta localidad. Entiende y conoce la problemática de más alto riesgo que aflije a esta comunidad específica, y luego inicia el proceso de empoderamiento e inclusión de la misma en la resolución de su problema. Esto por medio de estrategias integrales como:

  • La capacitación de la madres en el cuidado de la la primera infancia
  • Estimulación temprana y asesoría psicosocial a madres, familiares y cuidadores de los niños.
  • Capacitación para la empleabilidad
  • Capacitación para superar el analfabetismo
  • Acompañamiento en salud y nutrición
  • Recuperación nutricional y psicológica

Esta acción de buscar y facilitar estrategias que abran oportunidades de crecimiento y del despliegen de su potencial, es descrita por el Dr. Albino como Solidaridad.

 “Solidaridad, es el valor, ser solidario, es la virtud! Cuando el mas rico ayuda al mas pobre. Cuando los paises ricos ayudan a los paises mas pobres a desplegar sus potencialidades para tener mas oportunidades”.(Fundación CONIN web page)

Ortiz A. Et cols (2006) menciona en las conclusiones de la investigación sobre el impacto de los centros CONIN en las regiones donde están presentes que (…), “se han podido identificar una serie de beneficios que muestran un impacto sanitario positivo en la población de su área de influencia, pero algunos beneficios no han sido valorados, como el ahorro de costes debido a que las enfermedades graves detectadas en el CP son derivadas al hospital de forma inmediata tras su detección. Esto implica menor riesgo de contagiar a otras personas, menores costes de tratamiento, evitar daños físicos irreparables, disminuir el riesgo de mortalidad infantil, etc. Por lo tanto, es recomendable profundizar en el estudio de estos beneficios relacionados con salud. La cooperación internacional, en el objetivo de erradicar la desnutrición infantil, es no sólo factible, sino también necesaria y prioritaria”. (Vasquez, 2000)

Estos impactos de tipo social, económico, e incluso cultural con el cambio a una mentalidad mayormente pro-activa por parte de las madres que se capacitan, tienen todo que ver con la visión evolutiva del desarrollo endógeno al utilizar un modelo de análisis que da gran importancia a la introducción del conocimiento como clave en el proceso de desarrollo.  Cuenta también con la visión desde el desarrollo humano, como un proceso culturalmente sostenible que requiere apoyarse en la visión evolutiva desde las estrategias que lo impulsan como son la creatividad y las capacidades de las personas. Cada programa es construido por el equipo de trabajo de los centros, y las comunidades participan en los diferentes espacios de socialización con propuestas de solución y actualización permanente de la realidad comunitaria. Además tiene una visión populista y lo que llamaríamos una visión de internacionalización, en la cual este modelo exitoso de promoción, prevención y atención de la desnutrición desarrollado en Chile, pudo ser implementado exitosamente en otro país como Argentina y puede ser desarrollado en otros continentes, adaptando la intervención comunitaria en función de los problemas predominantes en cada latitud.

A diferencia del modelo económico donde se apunta al incremento de la productividad de los trabajadores en la industria, la visión estratégica del desarrollo endógeno tiene la ventaja de mostrarse de acuerdo a las propuestas locales, a los desafíos y oportunidades que presenta el proceso de integración económica ; a pesar de su carácter espontáneo, trata de resolver los problemas y atender las necesidades del territorio. El concepto se refleja en el crecimiento integral de la región, del país. En 23 años de trabajo de la Fundación CONIN, al 2016 cuentan con 60 centros distribuidos en las regiones más pobres de Argentina, y el modelo se ha replicado en Perú, Paraguay y Gambia (África Central)

Ana María Vilca, madre usuaria de CONIN, expresa, y reafirma, de una manera hermosa a mi modo de ver, este punto de vista: “CONIN me dio muchas, muchas cosas. Mas que nada reafirmar mi dignidad… y entender que la vida vale la pena vivirla porque la oportunidad está para todos, simplemente tenés que alargar la mano, traerla para vos y hacerla tuya”

A mi modo de ver, la mayor riqueza y fortaleza del modelo CONIN es la creación y la construcción, partiendo de la necesidad real de la comunidad de la región. Generando programas y estrategias que abren camino, que generan oportunidad: la fortaleza desde la solidaridad; el compromiso desde la unión de la comunidad; le reconstrucción personal desde el empoderamiento. Esta es la esencia del desarrollo endógeno.

 

Bibliografía

  1. Lanata, J. (Productor), Lanata, J., Florin, T. (Escritores), & Tomio, G. (Dirección). (2011). 26 personas para cambiar el mundo: el hambre [Película]. Argentina.
  2. Fundación CONIN. (2016). Recuperado el 07 de 06 de 2016, de http://www.conin.org.ar
  3. Vasquez Baquero, A. (2000). Desarrollo Endógeno y Globalización. Recuperado el 05 de junio de 2016, de Scielo: http://www.scielo.cl
  4. Desnutrición infantil, s. y. (2006). Desnutrición Infantil. Recuperado el 09 de junio de 2016, de Scielo: http://www.scielo.es
  5. Vasquez Baquero, A. (2007). Desarrollo Endógeno: Teorías y Políticas de Desarrollo Territorial. Investigaciones Regionales (11), 183 – 210.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s